"Quiero creer que aún 
quedan cosas 
por inventar"

"Santa o la 
familia terrible"
Llega en 2022.

Nuevo proyecto para el año 2022 "Santa o la familia terrible" es una tragedia entre la realidad y el sueño, fuera del tiempo. 
 
Mari Luz con 9 años acompaña a su padre al bar de Ruy, viene el hombre a cobrarse unas deudas, asuntos raros de estraperlo. Mientras el padre reclama su dinero, ella le reclama un beso, un beso de verdad, y aunque ese señor sea 30 años mayor que ella, entre el alcohol y un “¿a que no te atreves?”, se lo da y sus vidas sentencian. Con el tiempo ese beso se convierte en Lucia, la hija de ambos, a la que nunca quiso nadie. Ni la primera mujer de Ruy que se colgó del techo, ni el hijo de Ruy que escapó del pueblo, ni si quiera su propia madre, Mar Luz, a la que se destrozó el sueño. 30 años después de “extraviar” a la pequeña Lucia, ésta vuelve hecha mujer, rebautizada a sí misma como “Santa”, para hacerles pagar cada pena que le ha dado la vida.Lo que no sabe ninguno de los que allí encuentra, es el demonio que la acompaña que clama venganza y que pide sus almas como recompensa.

"Zanahorias",
cumple
20 años.

Estrenada en 2001, "Zanahorias, Parábola Pedante de la Depravación como Máximo Baluarte del Prestigio Social"  cumple 20 años
Londres verano de 1997, entre “Miss Saigon” y “Las Criadas”, nació “Zanahorias”. Y fue como un juego: Francisco Reyes y Antonio Zancada se retaban a ver cuál de los dos era capaz de expresarse más rebuscadamente, la contestación más brillante y pedante podía hacer tambalear entre espasmos al contrincante: la palabra convertida así en arma mortífera. Como todo lo divetido, aquel juego se plantó en la mente de Antonio y una noche, dos años después, salió la historia de un tirón, sin dejar tiempo al sueño. Y se estrenó en 2001 en un café teatro de Logroño. En pequeñito, con cuatro actores, con ganas de darse vida, de “inventarse” las oportunidades, de crear su propio trabajo, su propia compañía y de hacer teatro “a su manera”. Y la vida, a veces, es mágica. De colgar el cartel de “no hay localidades” en la madrileña “Sala Triángulo”, a estrenarse en “The Duke Theater on 42nd Street”, en pleno Broadway neoyorquino cinco años después (solo cinco años). Para adornarse de premios al año siguiente e irse de gira a Puerto Rico. ¡Magia! la inspiración.

"Cuentos Surrealistas para Mujeres Reales",
La serie.

Después de su paso por el teatro prepara el salto a serie de televisión.
Para mayor información contacta con nosotros.
El área de la mujer de determinada institución me pidió que creara un espectáculo para amenizar las celebraciones del 8 de Marzo, Día de la Mujer.  Obviando el hecho de que soy un hombre, al que le encanta escribir sobre mujeres y que ha hecho de ellas las principales protagonistas de sus textos. Pensé en hacer una recopilación rápida de textos antiguos, pero la inspiración llegó y comenzó a contarme historias nuevas. Envié los primeros resultados, a modo de piezas cortas, a la encargada de dar “el visto bueno”. Cuando la receptora leyó las primeras escenas, se asustó y dijo que ella de lo que quería hablar era de la pericia (o peripecia) de la mujer que saca la ropa de la lavadora y la coloca de determinada forma en el armario. Entonces, muy amablemente, decliné la invitación y nunca llegamos a actuar aquel 8 de marzo para aquella institución. Así nació “Cuentos” como obra de teatro original sin estar sujeta a ningún “encargo”, libre en definitiva. 
No es posible, pensé, que en la época actual cargada de libertad (y supuesta igualdad), todavía haya tanto prejuicio que superar, Una mujer no tiene por qué poner una lavadora, no es parte de su ADN, ¿qué va inscrito en el ADN de una mujer? 
Me salió la vena reivindicativa, heredada de las grandes mujeres de mi familia (un matriarcado, sin duda) y así nacieron historias que hablan de mujeres más allá del feminismo, sin prejuicios, libres, fuertes, luchadoras, capaces de comerse el mundo o de no comérselo si les apetece. Más allá de la lavadora, de la que por cierto también se habla (Capítulo VII “Electrodoméstica”), nos sale contar historias sobre la maternidad (querida o no), la emigración, los logros profesionales en ámbitos aún vedados a la mujer, la anorexia, el cáncer, la soledad, la vejez con esperanza, la independencia, la superación… La persona. La mujer como persona, más allá de su género. Lo enorme del universo femenino.
Con el tiempo aquellas piezas breves pidieron crecer más allá del escenario de un teatro. Los personajes se multiplicaban, así como las localizaciones, los tiempos, incluso las épocas en que transcurrían. “Cuentos Surrealistas…” nació con vocación de serie y eso es precisamente lo que os presentamos ahora. “Cuentos Surrealistas para Mujeres Reales, la serie”.

Contacta

Para cualquier cuestión contacta a través del siguiente enlace

Logo

© Antonio Zancada - Todos los derechos reservados.