Sobrecogedora Estúpida
Por Álvaro Vicente (Revista “Godot”)

Estúpida es una historia de soledades tragicómicas,
en la mejor tradición de nuestro teatro y
nuestro cine. Tres mujeres solas, singulares y
excesivas han construido sus universos paralelos.
Cristinita (Natalia Hernández), enfundada
en su eterno traje de novia, se ha instalado
cómodamente en su psicosis negro sobre blanco
y salta de palabra en palabra como si el mundo
se redujera al diccionario.
Su madre, Basilia (Maribel Vitar), habla con las
tazas de café y con los dedos de los pies, mientras
lanza peroratas y revive sus días de prostituta,
remedio para los violadores reprimidos y
los ancianos pajilleros, en palabras suyas.
Por último, Estefanía (Carmen Ruiz), única
amiga de Cristinita en su infancia y adolescencia,
se fugó con el marido de ésta cuando acababan
de darse el sí quiero y ha decidido volver su
mirada al pasado y zanjar algunos asuntos. Un
buen día, en la mercería de Basilia, suena la
campanilla y los tres universos colisionan.
Antonio Zancada reconoce que escribió esta
obra en un momento duro y trágico de su vida y
le salió desde lo más profundo de las entrañas.
Pero lejos de hacer un dramón rural, tira de
expresionismo, de barroquismo, para desnaturalizar
los acontecimientos y mostrarlos como un
juego teatral lleno de diversión y exceso, porque
si algo tiene este montaje es que es divertido y
sobrecogedor por igual. Él lo tiene claro: para
ver la vida normal ya está la vida, y el teatro
tiene que ser un espectáculo. Eso no quiere
decir que Estúpida no se muestre con grandes
dosis de verdad y de emoción. Las actrices trabajan
con pasión, con las tripas, pero cuidando
que el exceso no convierta aquello en una caricatura.
Está en ese punto justo. Las tres hacen
una demostración de lo que es instalar un personaje
en sus cuerpos, comprenderlo y comunicarlo,
sobre todo a través de los ojos, que no siempre
se cuenta con tres actrices de tan potente
mirada como éstas. En definitiva, Estúpida es
una obra que nos hace pensar tanto en Lope de
Vega como en Almodóvar, porque de lo que se
trata es de tomar una distancia irónica sobre
todas esas pequeñas tragedias que ocurren entre
los mortales de a pie. Hay que seguir jugando a
vivir.

Lectura
dramatizada
SGAE
 

3 de Octubre de 2022

Reparto

Natalia Hernández

como Cristinita

Roser Pujol

como  Estefanía

Maribel Vitar

como Basilia

 

Escrita y dirigida por

Antonio Zancada

Sinopsis

"Los hilos de Cristinita" es un nombre demasiado inquietante para una mercería a la que no entra nadie y perdida en un pueblo remoto.
Dentro, casi a oscuras,Cristinita lleva 20 años vestida de novia y esperando tras el mostrador.
Su Desiderio, al que amaba con locura, se fugó con Estefanía, su única amiga y la chica más popular del colegio, justo después del “sí
quiero” el día de su boda. El silencio de Cristinita sólo lo interrumpen los delirios y recuerdos de su madre, Basilia, ex-prostituta del
pueblo, a la que tiene encerrada en la trastienda.
Si miramos hacia arriba una enorme foto de Estefanía, con la boca tachada con saña, brilla en mitad de la pared. El aire se tiñe de fantasmas cuando la única clienta en 13 años traspasa
la puerta del local. “¿Qué haces cuando tienes delante a la persona que te ha arruinado la vida?”. Pero hay mucho más detrás de
Cristinita, mucho más que una novia despechada, mucho más que el blanco de las risas del pueblo, mucho más que la hija de la prostituta,
mucho más que una psicópata...

Logo

© Antonio Zancada - Todos los derechos reservados.